Con una mezcla de tristeza y alivio les cuento que mi cuarentena llego a su fin!

Comienzo con que de ahora en adelante tenemos una gran responsabilidad para cuidarnos a nosotros y por ende a todas las personas, Es muy importante tomar las siguientes medidas de bioseguridad:

✨Uso de mascarilla

✨lavado de manos

✨Uso de gel y alchool

✨Distanciamiento Social

Estás medidas básicas vamos a tener que hacerlas parte de nuestras vidas y de esta nueva realidad.

Mi cuarentena digno de un cortometraje.

Dónde me di cuenta de quienes son ahora, siempre fueron y siempre van a ser esas personas de mi vida.

Viví todos los sentimientos a flor de piel como la mayoría.

Donde me perdí y me volví a encontrar.

Cada curso y estudio me enseño cosas súper valiosas, me hicieron crecer de forma espiritual y profesional.

Aprendí que aunque no me guste para nada la soledad ahora somos un poquito más amigas y que al final del día nunca estoy solo, me tengo a mi!

Que la felicidad de mis hijas es lo más importante de mi vida, y que si su felicidad es que no estén conmigo TODO el tiempo, eso está bien!

Tuve conversaciones profundas con tantas personas que me enseñaron distintas cosas de la vida, las personas que me conocen saben que amo escuchar historias de vida, así que GRACIAS a las que me regalaron la suya y enseñaron cosas muy valiosas.

Hice cosas épicas, y bueno la vida es pasajera, así que vive cada día como si fuera el último.

Me di cuenta que el miedo manejaba mi vida, y es el que más me sabotea, era ese sentimiento silencioso que estaba ahí y que la loca del tejado (escuche esta palabra en una película y fue la mejor descripción para nombrarle a la mente en mi cabeza que no me deja en paz jajaj y que la mayoría tenemos, por no decir Tod@s) y bueno ella siempre me lo recordaba y yo actuaba en torno al miedo con todos sus disfraces.

Encontré un mantra para esto y espero que les sirva: el miedo no maneja mi vida, yo soy amor.

Voy a citarles un pedacito del libro de mi cuarentena de @juandiegohumpierres

“Así que no pidamos mucho amor, más bien trabajemos para ser merecedores de un buen amor. Hay muchas formas de amarnos, entre ellas las tóxicas, que identificaremos más adelante; pero la única que nos puede impulsar a una vida plena, es la que abraza al amor sano, ese que se invoca es una de las frases más lindas del idioma italiano: ti voglio bene, te quiero bien.”

Y creo que igual que yo la mayoría aprendió a valorar y amar lo simple de la vida que no necesitamos mucho para ser felices y que no puedes ser feliz si no pasas por la tristeza, que está bien perderte para volver a encontrarte y evolucionar por que la persona que no cambia y evoluciona, PIERDE.

Quiero citar a una de mi más grande maestras de vida Madre Teresa de Calcuta: “El que no vive para servir, no sirve para vivir” Así que salgamos a apoyar al resto con lo que tengamos dándonos una mano los unos a los otros, en estos momentos tan bizarros de la existencia.

Y sigo en ese trabajo de desaprender todo lo que mi mente ya sabe, para ir aprendiendo a ser auténtica. Aunque el camino no sea fácil y requiera de mucho trabajo, vale la pena intentarlo día a día.

Así que cierro este capítulo de mi vida con grandes vivencias, por ende grandes aprendizajes, GRACIAS a tod@s los que estuvieron en este capítulo 🥰… vamos a escribir el siguiente chapter de la POST CUARENTENA ¿Qué nos deparará la vida 🤔?