Comienzos de la vida de Manuelita Sáenz

Nació el 27 de Diciembre de 1795 Quiteña hija de un Español Simón Sáenz y la criolla María Joaquina de Aizpuru (hija ilegítima) su madre murió pocos días después de su nacimiento, seguido Manuelita fue entregada al convento de las Monjas Conceptas (real monasterio de la inmaculada concepción) paso bajo la tutela de Sor Buenaaventura.

Su padre la llevaba a la casa de visita donde su madrasta  Juana del Campo y Larraondo nacida en Popayán-Colombia, siempre la trato con cariño y enseño buenas costumbres, fomento su interés por la lectura, ella y su hermano José María Sáenz formaron un lazo de hermandad muy grande y lleno de amor, las negras Jonatás y Natán fueron sus grandes pilares amigas y compañeras las que le acompañaron a lo largo de su vida.

Luego de completar su formación con las monjas conceptas, pasó al monasterio de Santa Catalina de Siena de la orden de Santo Domingo y aquí termino sus estudios de la época para las niñas de buenas familias de la ciudad como era, bordar, elaborar dulces, aprender el idioma inglés y francés.

¿Qué definió el futuro de Manuelita Sáenz?

Desde el convento Manuela creció sin afecto y eso le hizo desarrollar una personalidad justiciera, luchadora y despreciar la hipocresía de la sociedad colonial, a sus 14 años ella vive el impacto de la revolución independentista quiteña, se encontraban aquí muchas mujeres con ideales de libertad entre ellas Manuela Espejo, Antonia Salinas, Josefina Tinajero entre otras.

Ella vio como mataron a los independentistas y más de 300 personas murieron para que la corona española siga en el poder, Manuelita aquí supo cual seria su lucha y en que bando estaría a pesar de tener que luchar en contra de su padre.

¿Qué le llevo a Manuela Sáenz al matrimonio?

Fue seducida por Fausto D´Elhuyary, un soldado que la enamoro pero su relación no duro y regreso muy mal vista por una sociedad machista llena de perjuicios la tacharon de una mujer impura fue víctima de castigos y desprecio.

Y debido a esto se arregló un matrimonio a los 22 años de edad con el Inglés James Thorne médico y comerciante un hombre que le doblaba la edad, huyendo de la sociedad se mudaron a vivir en Lima-Perú.

Aquí inicio sus acciones en favor a los independentistas, apasionada por ayudar a la independencia, en Lima junto a la guayaquileña Rosita Campuzano, Manuela cumplió múltiples tareas ayudando al movimiento libertador, estas dos mujeres arriesgaron su vida filtrando información muy valiosa para los revolucionarios desde los castillos de los virreyes, que fueron muy significativas para que alcancen la independencia de esta nación en 1821. Por sus acciones Manuela y Rosa reciben de San Martín la “Orden del Sol del Perú” y se les dio el grado de “Caballerosas del Sol”.

¿Por qué se le define como una de las primeras feministas del Ecuador?

Ella rompió todos los esquemas sociales de su época, desde su llegada al mundo fuera de lo común o mal visto en la sociedad colonial siendo de una familia muy reconocida en el país, abandono a su esposo debido a que le engañaba con otra mujer con la que tenía dos hijos y  porque amaba a otro hombre, Manuelita nunca pudo convertirse en madre, en esa época eran condenadas las mujeres que cometían adulterio y tenían un exilio para ellas, la iglesia no aceptaba el divorcio y lo condenaba, vistió de militar, aprendió a usar armas y varias técnicas de espionaje para ayudar a los independentistas, rompiendo con todas las normal de la sociedad de esa época.

 Manuelita Sáenz y Simón Bolívar

Tenían un mismo amor la libertad y un mismo compromiso que era el de luchar a toda costa por la independencia. Fue más apasionado por que su amor era clandestino, podría decirse que mal visto.

Prohibido pero seguro, un amor de lejos por correspondencia con encuentros fortuitos y que claramente hizo más feliz la vida de dos personajes muy importantes para la historia de Sudamérica.

Manuela Sáenz estaba enamorada de la independencia, de la revolución y sobre todo del pensamiento del general Simón Bolívar sin conocerlo ella sentía una admiración profunda que claramente se convirtió en amor, sin ni siquiera haberlo conocido defendía los ideales del general como si fueron los de ella y luchaba cada día por ser parte del proceso de independencia.

El 16 de junio de 1822, días después de terminada la batalla del pichincha, donde el general Antonio José de Sucre libero a Quito, llego Simón Bolívar entonces presidente de la Gran Colombia.

Cuando el General entraba por la que hoy es el centro histórico de Quito, Manuela desde un balcón, tomo una corona de rosas y ramas de Laureles y la lanzó a que callera frente al caballo de Bolívar, pero fue a orar en el pecho de Simón, el libertador alzo su mirada para conocer quien fue la persona que le dio semejante demostración, el general le sonrió con un movimiento de cabeza.

Manuela asistió a una fiesta que hicieron a Bolívar, bailaron y ahí comenzó su relación que fue claramente criticada debido a que Manuela era una mujer casada, pero ella no le importó y se dejó llevar por su amor y admiración al gran libertador desafiando la moral colonial que conocía muy claramente y la despreciaba.

Cuando el padre de Manuelita murió ella regreso a Lima, y fue nombrada por la orden de Bolívar, miembro del Estado Mayor del Libertador aquí participo en la batalla de Ayacucho. Sucre le escribe a Bolívar a contar que Manuela se destacó por su valentía, atendiendo a los soldados heridos y luchando en la batalla a tiro limpio.

1828 salvó la vida de Simón Bolívar de un atentado en Santa fe de Bogotá, enfrentándose a los conspiradores, y haciendo que Bolívar saltara de una ventana para salvar su vida, al regresar le dijo: “Eres la libertadora del libertador”

No lograron matar a Bolívar pero tuvo que entregar el mando y la Gran Colombia comenzó a disolverse.

El 17 de diciembre de 1830, Bolívar fallece, Manuela muy dolida trata de suicidarse haciendo que una víbora la mordiera, pero no tuvo éxito.

Manuelita después de Bolívar

Siguió defendiendo el proceso, pero en 1834 la desterraron de Bogotá. Es detenida con sus esclavas y la encierran en la cárcel de mujeres, luego viaja a Jamaica.

En 1835 viaja a Ecuador, pero lamentablemente el presidente Vicente Rocafuerte también la expulsa y habla muy mal de ella.

Algunos de sus amigos y conocidos que creían en ella hablan con varios gobiernos y la reciben en Perú pero la confinan a Paita, un puerto pequeño al norte del país.

Sin nada de dinero y sin poder recibir la herencia que tenía en Quito, comienza  a trabajar con lo aprendido en el convento, haciendo dulces sirvió de intérprete de inglés y francés y vendía tabaco en una pequeña tienda.

Manuelita Sáenz muere el 23 de noviembre de 1856, a causa de una epidemia de difteria que afectó al puerto de Paita. Fue arrojada a una fosa común lo mismo que sus pertenencias para evitar contagios.

En agosto de 1988, pudieron encontrar el lugar divide estaban los restos de Manuelita gracias a que identificaron una réplica de la cruz que siempre portaba.

Museo Manuelita Sáenz en la ciudad de Quito

Ubicado en la calle Junín Oe 1-13, el museo fue fundado el 22 de enero de 1994, Carlos Álvarez  Saà un empresario, escritor e historiador de origen Ambateño, tuvo el deseo dado a todo el estudio que hizo sobre Manuelita quiso devolverle su verdadero valor. Lugar en la historia por la lucha de la Libertad en donde ocupó un papel muy importante y que no era reconocido al nivel que merecía en nuestro país. Don Carlos nos ha dejado un legado maravilloso.

“Restauro la casa donde ahora es museo y adecuó para que fuera el hogar de Manuela y enaltecer su figura, no sólo como la mujer que amó y acompañó a Simón Bolívar en momentos de gloria y sufrimiento, sino como la que le inspiró a seguir luchando por la libertad de los esclavos y del resto de países oprimidos.  Era una estratega con visión de futuro, arrojo militar, señora y dueña de sí misma.”

https://museo-manuela-saenz.negocio.site/?hl=es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *