Armar una mochila para 9 meses que tu espalda aguante es bastante complicado (uno creería) pero en verdad con el paso de los meses llegas a pensar que hasta llevaste más de la cuenta y te vas desprendiendo de lo “extra”. Sientes que quieres desprenderte de pesos que llevas cargando y que ya no necesitas en la vida. A mí me pasó y fue para mí lo más lindo y lo más duro del viaje.

A veces cuesta desprenderse de algo que estuvo “ahí” tanto tiempo, pero hacerlo libera. El coger una mochila y embarcarte en un viaje al otro lado del mundo sin saber con qué te vas a encontrar, ni que vas a sentir. Y en cuanto llegas te das cuenta que todo es nuevo y que tú día a día será una aventura. Cada lugar, cada cultura, sabor, olor, sonido, cada sonrisa. Y sonríes, sonríes mucho porque estás en un mundo nuevo, te dejas llevar. Fue una muy extraña sensación el sentir que es “allá” a donde quería ir. Lo supe cuando llegué. Llegué como una niña que quería conocer todo. Y el encontrarme con la persona correcta en el lugar correcto, le hizo mágica a mi experiencia… Él supo contagiarme de la magia de viajar ligera, sin complicaciones, sin planes, disfrutar de la cultura, en los lugares más locales, no pensados para el turista, donde no se hable inglés y donde todo sea tan autentico que te llegues a sentir una parte de ese mundo. En donde un 24 de diciembre la ´´noche buena´´ la celebramos en una casita de paja y la cena se sirvió en el mismo cuarto en donde teníamos una estera para dormir con el resto de la familia, donde la Nanda nos preparó arroz y vegetales con aceite y té verde, mucho té verde, donde sentados en el piso cenamos y brindamos con la taza de té antes que den la 12 porque la comunidad no tenía electricidad y porque a las 5am todos despertaban para sus meditaciones. Sin duda fue la mejor ´´noche buena´´ que he tenido. Quizá la mejor noche que he tenido.

así seguí mi viaje en esa misma forma, dejándome llevar. Y cuando te das cuenta cuanto has recorrido entra la extraña sensación de estar lejos, ´´lejos de todo´´ y empiezas a pensar en “todo”. A mí me pasó que encontré muchas cosas que tenía guardadas en una montaña bien alta en los Himalayas Indios, en donde se veía toda la cordillera, no sé ni cómo llegué porque fue la única vez que no usé el “maps.me” y en esos detalles encontré el sentido de viajar conmigo misma. Y cada uno encuentra esas formas, lo importante es buscar que este viaje sea ligero. Sentir que solo llevas contigo (así como en la mochila), lo necesario, lo que verdaderamente eres, lo que te hace feliz. Para que cargar con más cosas?

Mis meditaciones diarias me llevaron a ese #findingnena. Pero además me han servido como una especie de guía y de búsqueda. No sabría ni siquiera decir de que exactamente. Solo es una increíble extraña sensación de buscar las formas de sentirme como esa familia de Kalaw en “noche buena” que no se complicaba la vida. Que se sentía que eran genuinamente felices. Y no buscaban más.

El regreso ha sido la parte de más crecimiento, la parte en la que te das cuenta realmente cuanto viviste, cuantas experiencias nuevas tuviste, y cuan diferente ves el mundo y a ti misma. La meditación así como me llevó a ese ´´findingnena´´ me ha llevado ahora, a un ´´stopbrowsing´´ (dejar de buscar). Se siente como que ahora solo en la ´´quietud´´ voy a sentir y asimilar verdaderamente mi experiencia.

Si hay algo que puedo recomendar para lo que sea que estén buscando, para estar con uno mismo, o simplemente para dejar de buscar y tratar de encontrar esa paz y tranquilidad dentro. Desde mi experiencia, es la meditación. Hay varios tipos de técnicas de meditación, todas tienen un gran beneficio. Para mí la meditación transcendental es la forma más pura, simple y eficaz que existe. Es una técnica que permite a la mente aquietarse sin esfuerzo, de situarse en el estado más poderoso, más simple de la conciencia, libre de cualquier control mental o pensamiento.
La Meditación Trascendental permite que nuestra mente se asiente en el interior, más allá del pensamiento, en el nivel más silencioso y tranquilo de la conciencia. En nuestro yo más profundo.
Recomiendo esta técnica y si les interesa y quieren más información para las charlas (gratuitas) contactarse a:
Meditación Trascendental Cuenca
Celular: 0990789401
Facebook: https://www.facebook.com/MTCUE/
Instagram: mt_cue

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *