Hace un año exactamente era una mamá feliz en el país donde vivía lastimosamente de eso me doy cuenta meses después, luego de estar lejos de aquello que sientes como tuyo, es que me toco ser una mama Inmigrante!!! cuando ya era hija de padres que emigraron a otro país por lo que siempre he sido de una familia inmigrante y suena fuerte pues emigrar es una decisión que cambia la vida y el futuro de cualquier persona.

El sacrificio tan grande que hicimos de salir del país tiene nombre y apellido “Leticia” un mejor futuro para ella tenía que ser lejos, es que hacemos todo y más por nuestros hijos, eso fue el mayor ejemplo que me dio mi padre, pero mi pregunta de todos los días ¿será que vale la pena alejarla de muchas personas a las que quiere por un mejor mañana?, la respuesta de esto solo la voy a encontrar en el futuro la verdad no la sé realmente.
La vida da muchas vueltas mi Papá con solo 12 años viajo 7 días en un Barco a un nuevo país solo!!! En aquellas épocas muy duras, muchos años después sin saber se repetiría la historia lo que a él le toco vivir en un puerto de Maidera, Portugal lo volvería a pasar pero con sus dos hijas mayores en un aeropuerto de Barquisimeto, Venezuela. Y así se plasmó en mi memoria creo que uno de los días más difíciles, siendo madre sentí en los ojos de mi Papá cuán difícil es dejar ir a un hijo, por segunda vez en menos de 1 año, mi papa quien siendo inmigrante que regreso en muchas oportunidades a su isla para visitar a su familia, sabia como seria en su mirada quería darnos fuerzas, pero ya no es lo mismo muchos días especiales estarían a distancia, días que yo sé que él quería estar allá junto a sus seres más queridos y ahora junto a cada una de nosotras sus hijas, ese día pude entender muchísimas cosas.
Y así emprendimos este viaje incierto, tomar un avión con un par de maletas pero sientes que tu equipaje va vacío dejas todo lo que realmente tiene valor, tu familia, tus amigos…. gran parte de tu vida… lo que realmente llevas esta en tu corazón lleno de recuerdos, aromas y sabores propios de esa tierra; Llegar a un país que nos abrió muchísimas puertas con buenas personas, hicimos nuevos amigos de los que estamos enormemente agradecidos, es algo así como estar de turistas un buen tiempo, disfrutar de nuevas costumbres, comidas, paisajes, hasta un nuevo idioma, porque la verdad es que cambia hasta eso así hables la misma lengua, usar el gps para moverte en la ciudad, tengo un año y todavía me pierdo.

Ahora soy mamá inmigrante y si antes Leticia estaba conmigo para todos lados, no era así siempre tenía abuelos y tíos que me ayudaban, podía hacer muchas cosas necesarias sin ella, pues tocó ahora si hacer todo juntas, leti aprendió a esperarme y yo a tener más paciencia lo que me llevo a tratar de buscar realizar mis cosas en lugares donde ella pueda entretenerse un rato.

No solo es dejar tu país la verdad es que no es fácil estar lejos, nos tocó además aprender muchas cosas nuevas porque cada país se maneja distinto, ser agradecidos con todo lo que nos brindó este nuevo país y empezar de cero todo pero absolutamente todo!!!, y si no les niego a veces nos frustramos de que cosas que eran tan sencillas se volvían tan difíciles más no fueron imposible solo que ahora debíamos hacerlas de otra manera, era otro sistema a la final al que debíamos entender, así vamos día a día superando cada obstáculo con valentina y mucha fuerza, aún es pronto para decir que hemos hecho todo les mentiría, lo cierto es que falta mucho camino por recorrer.

Les puedo contar dos momentos duros que como madre inmigrante pase en un año que tenemos acá, el primero fue asistir al día de los abuelos en el colegio de Leticia y ver la carita de mi hija mirar a todos esos hermosos abuelitos acompañando a sus nietos, sus abuelitos no podían ir están en otro país yo la verdad disfrute de unos grandiosos abuelos aunque estaba en otro país y se lo importante que es tenerlo y se cuanta falta le hacen a mi hija, lo bueno de esta época en la que nos tocó emigrar es que ella puede hablar con sus abuelos cada vez que desea solo con una video llamada, que es verdad no es lo mismo se necesita de ese calor, de ese cariño!!! Esperando que en un futuro muchas cosas cambien.

El segundo y aún más fuerte no poder estar con mi hermana el día que nació mi sobrina Valentina, mis hermanas sí estuvieron conmigo en el momento que llego Leticia inclusive desde el día anterior!!! Yo no podía acompañarla ya que entre los sacrificios de emigrar pasa que no fuimos al mismo país, fue un día fuerte para ella, aquel que le cambio la vida totalmente y yo solo quería tele transportarme a su lado en un abrir y cerrar de ojos, solo para decirle que todo iba a estar bien, darle toda la fuerza y apoyo que ella necesitaba en ese momento, lo triste es que no podía, la verdad es que nos tocó a ambas solas ella allá y yo aquí.
A veces es difícil entender la verdad y la realidad de cada familia que emigra, todo gira 360 grados nada vuelve a ser como antes, te toca cambiar y suspirar cada vez que añoras ver a alguien o comerte alguna cosa que antes no era especial para ti ahora paso a ser muy importante, me di cuenta que usaba hasta pequeñas excusas para ver a mi familia más a menudo, ahora cuando preparo un dulce ya no puedo compartirles solo enviarles la foto e imaginar los días que pasábamos juntos por cualquier motivo.
Pero como todo en la vida es una experiencia que decidimos vivirla con todas las buenas energías, grandes esperanzas, con un toque de locura y alegría sé que en unos años serán más que hermosos recuerdos que un gran país Ecuador que nos acogió, porque de todo se aprende y debemos como madres transmitirles eso a nuestros hijos.
Los Quiero Are!!!

Busca a Are EB instagram como @mamaenbloga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *