Me llamo Estefanía Jerves, soy cuencana, Médico graduado de la Universidad del Azuay y Especialista en Lactancia Materna de la Universidad de San Diego California, dueña del espacio Baby Bond, un espacio creado para ofrecer Consultoría especializada en Lactancia Materna, soy madre y alguna vez fui una mujer que amamanto.

Hoy les vengo a contar, no solo los increíbles beneficios de la leche materna, sino también un poco de la evolución de la lactancia y porque de la importancia de los Asesores o consultores.
El ser vivo tiene como reflejo primitivo de supervivencia el alimentarse, este reflejo es innato y universal. En muchas especies es la hembra o la madre la que se encarga de proveer del sustrato nutricional hasta que su descendencia sea capaz de hacerlo por sí mismos. Como mamíferos que somos, la especie humana a través de los tiempos ha mantenido a la leche materna como la primera y la mejor fuente de alimentación.
Podemos apreciar a través de la historia, como las diferentes culturas rendían homenaje a este acto tan puro, tan natural, tan hermoso. Para las mujeres espartanas por ejemplo, sea cual fuese su rango, era un ideal de maternidad el amamantar a sus hijos. En otras culturas al contrario eran las nodrizas quienes alimentaban a los bebes de las clases consideradas como realeza, pero siempre manteniendo el principio de que la leche materna era el mejor alimento.
¿Por qué la aparición de las leches de fórmula o substitutos?
La alimentación artificial se conoce desde 2000 años a.C., si tomamos en cuenta que la mortalidad materna era alta y que los recién nacidos tenían de una u otra forma que ser alimentados. Sorano de Éfeso (siglo II a.C) por ejemplo recomienda la leche de cabra para niños que no puedan ser criados a pecho. Sin embargo, las experiencias con este tipo de alimentación fueron desastrosas, llegando casi al 100% de mortalidad. Desde la antigüedad se conocía el fracaso de la alimentación con animales, que acababa en la mayoría de casos, con la muerte del lactante.
Entonces a finales del siglo XIX, la farmacéutica desarrolla las llamadas fórmulas, Con una industria química cada vez más eficiente, se empiezan a hacer los primeros preparados lácteos. El cálculo y la medición de las dosis “aparentemente” adecuadas, convencen que lo artifical es más perfecto que lo natural.
A principios del siglo XX inicia entonces, lo que ha sido considerado como “el mayor experimento a gran escala en una especie animal”, a la especie humana se le cambia su forma de alimentación inicial y los niños pasan a ser alimentados con leche modificada de una especie distinta. Esto sumado a la falsa propaganda de la maternidad perfecta, la mujer perfecta y él bebe perfecto alimentado con biberón causaron que los índices de lactancia caigan drásticamente. Se ha demostrado que globalmente, sólo un 43% (2 de cada 5) de los niños continúan recibiendo lactancia exclusiva a los 6 meses de vida.
¿Y entonces, cuales son los beneficios de la leche materna que no pudieron ser reemplazados por las fórmulas artificiales?
La leche materna, les puedo asegurar, es el alimento más sabio que existe en la naturaleza, tiene propiedades inmunológicas impresionantes, está cargada de defensas para evitar infecciones gastrointestinales, respiratorias, disminuye la incidencia de obesidad en el niño, la incidencia de alergias, ayuda a formar la microbiota.
Además, dar el seno, tiene múltiples beneficios para la madre: disminuye la incidencia de cáncer de mama y ovario, disminuye la incidencia de depresión postparto, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes mellitus.
Es orgánica, ecológica y gratuita.
Los riesgos y complicaciones que se presentaban en un bebe al no alimentarse de seno materno, llevaron a que desde el año 1979 se creen políticas a favor de la lactancia. En 1989, la OMS/Unicef hace público un comunicado dirigido a los gobiernos: «protección, promoción y apoyo de la lactancia natural, haciendo referencia a la necesidad de asegurar que todos los sectores de la sociedad, sobre todo los padres y los niños, conozcan las ventajas de la lactancia materna y reciban apoyo para la aplicación de esos conocimientos.
Y es cuando aparecemos las Consultoras o Especialistas en Lactancia!
La promoción, protección y apoyo al amamantamiento empiezan desde mucho antes, históricamente era la madre, abuela o mujer con mayor experiencia la que guiaba a la primípara en el camino de la maternidad y lactancia, se compartían experiencias y creencias, y es así que culturalmente nacen los mitos acerca de la leche materna, que han sido propagados de generación en generación.
Que debemos comer, que no, hay que evitar el frio, no te bañes, hay que realizar la cuarentena, tienes que tomar estas bebidas, si aguantaste el dolor del parto aguanta la lactancia, se te va a secar la leche, a esta edad no alimenta es solo tema. Etc, etc, etc.
Estas falsas ideas, sumadas a la presión social, a la desesperación y desconocimiento han llevado al fracaso de innumerables lactancias que podían haber sido exitosas y placenteras.
Como dije en un inicio la lactancia no es solo una fuente de alimentación para él bebe, es un vínculo tan fuerte e íntimo, una expresión de amor infinito, un acto tan noble y hermoso que se da entre la madre y su hijo.
Decidirse por la lactancia no es una opción ni una obligación, es una RESPONSABILIDAD, Pero, es de suma importancia que la madre tenga la orientación correcta y un interés individual en hacerlo. Por eso la importancia de mi trabajo y el de muchos especialistas en el tema.

La educación para la lactancia debe empezar incluso antes del nacimiento del bebe, conocer tu cuerpo, los cambios que se dan en él, que esperar tras la llegada del bebe, como debe ser el primer contacto con tu hijo, cuales son las reacciones normales que se dan tanto en él recién nacido como en ti misma, todos estos conocimientos te darán más confianza y seguridad.
En el periodo postparto es importante contar con el apoyo emocional no solo de la familia, sino del entorno. Un acompañamiento amoroso, respetuoso, sensible es indispensable para fortalecer esa confianza, ese lazo entre la diada madre-niño. Sin embargo, en muchas ocasiones, al no ver que les resulta fácil el primer intento, puede haber frustración y rechazo, la mujer se siente sola, y se pueden dar complicaciones que no se esperaban, tanto físicas como emocionales.
Pero recuerda NO ESTAS SOLA, aquí estamos para ayudarte, guiarte, sanarte y sobre todo acompañarte.

Dar el seno no duele, dar el seno no es difícil, es amor es vinculo, es salud. Md Estefanía Jerves.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *