Si el amor de tu vida te propone renunciar a tu trabajo para irte a vivir a más de 8.000 kilómetros de distancia de tu casa, ¿Lo harías?. Es una propuesta tentadora y al mismo tiempo muy aterradora, y es lo que decidí hacer hace ya más de tres años. Recién casados y listos para la aventura, con nuestra vida empacada en 4 maletas, y diciendo adiós a nuestros amigos y familiares. No les puedo negar que tenía mucho miedo y tristeza de alejarme de lo mío, pero también me invadía una emoción inexplicable al imaginarme empezar mi nueva vida de casa lejos de todo y de todos.
Los primeros meses fueron duros. Acoplarse a una nueva cultura y vivir lejos de tus raíces no es nada sencillo. Nueva comida, nuevos horarios, nuevas formas de hacer amistades. Todo es novedoso y salir de la zona de confort nunca es fácil. Sin embargo, les puedo asegurar que nunca antes he crecido, he viajado y he aprendido tanto en mi vida. A veces piesno que nuestro matrimonio no habría podido compactarse tanto como en estos últimos tres años lejos de Ecuador.

Un nuevo mundo:
Cuando vives en un país nuevo experimentas muchísimos cambios, y considero que es importante sacar el lado positivo de cada situación. Los modos de actuar no serán los mismos que conoces, incluso los actos más triviales, como la forma de saludar o de comer puede variar significativamente en relación a como se actúa en nuestro país de origen. Todo se presenta como un cambio radical que puede en el que debes decidir entre aprender nuevas formas de vivir, o intentar no soltar y añorar lo que dejaste atrás. Acoplarse a la nueva cultura es fundamental, si no lo haces vas a sufrir mucho.
Puede que algunas cosas te incomoden, puede que haya otras que ames; pero tienes que adaptarte. Si lo logras, estarás creciendo en muchos sentidos.
Desventajas: Despídete de tus seres queridos

Dejar a los seres queridos no resulta nada tentador. Sobre todo, si se trata de hijos, pareja o personas muy cercanas. A pesar de ello, la distancia puede ser una oportunidad para fortalecer las relaciones con el nuevo entorno social. Por ello alejarte de tu país te permitirá conocer a otras personas que quizás tienen una forma de pensar diferente, y te ayudará a evaluar tus propias ideasy actuaciones. Todo ello es, sin lugar a duda, y gran paso hacia la madurez.
Vivir en otro país puede representar grandes ventajas o desventajas dependiendo de cómo lo mires. Lo que sí está más que claro es que tiene grandes beneficios y entre estos se encuentra la oportunidad de conocer y aprender. Puedes verlo como toda una aventura o un reto, pero no te debes dejar superar. La perseverancia y convicción de lograr todo aquello que te propongas en una nueva nación, y el respeto hacia la cultura, el país y su gente, serán los pilares para lograr una adaptación eficaz. Recuerda que serás tú quien deberá adaptarse a circunstancias nuevas y no el resto. Con el respeto de por medio, ya verás como todos te acogen y te conviertes en un residente ejemplar.

One thought on “Vivir lejos de tu país y en familia

  1. Justamente me encuentro en una situación algo similar, y por la misma razón me gustaría saber si ¿el asentarte en este nuevo país es algo momentáneo o definitivo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *