Mi nombre es Carolina Urigüen y junto con mi esposo Roberto Villalba tenemos un hermoso niño, Juan Manuel que al día de hoy está sano y fuerte pero la historia no empezó así.

Mi embarazo fue un poco difícil en sus inicios con muchos estragos que fuimos superando poco a poco hasta el mes cuarto. Todo estaba bien y el bebé crecía de acuerdo a lo previsto por los doctores, pero en la semana 29 me detectaron que tenía preeclamsia.

Aquí es donde empezó la historia… estuve en el hospital por el lapso de 4 días tratando de “mantener” el embarazo porque la presión no cedía a pesar de las distintas medicaciones que me daban, y así fue como al finalizar el cuarto día el médico ginecólogo por seguridad del bebé y mía decidió que lo mejor era realizar una cesárea de emergencia.

Mi bebé nació de 29 semanas de gestación, con un peso de 2 libras y a pesar que en esos cuatros días en el hospital pudieron madurarle los pulmones, la incertidumbre a la que nos enfrentábamos era muy grande. La principal preocupación que teníamos era sí el bebé viviría y en qué condiciones lo haría. Gracias a Dios y al trabajo acertado de los médicos que me trataron a mi bebé y a mí, Juan Manuel pudo superar todas sus pruebas… fue muy duro al inicio con el tema de verlo en una termocuna.

Como mamá primeriza tenía pensado y planificado cuál sería su primera ropa, como sería sus primeras horas conmigo de nacimiento y temas como el apego precoz eran cosas que me preocupaban… sin embargo, nada de eso tuvo sentido al momento que nació… porque no pudimos ponerle su primera ropita como estaba planificado fue directo a una incubadora, no tuvimos la oportunidad de tener apego precoz pues a los dos nos tocó por separado luchar por nuestras vidas.

Por mi parte estuve hospitalizada 4 días más, a pesar que la presión arterial seguía alta ya me podían medicar al tener al bebé a salvo en neonatología. Sin embargo, la batalla recién empezaba para Juan Manuel.

Juan Manuel tuvo que pasar 40 días hospitalizado en los cuales libramos juntos las más duras batallas, lo veíamos día a día a través de la termocuna y cuando nos permitián hacíamos el “plan canguro” que era tener al bebé pegado al cuerpo de papá o mamá por el lapso de 30 minutos a 1 hora. Esos momentos eran mágicos sentirle tan cerca.

Los días fueron pasando, y la principal batalla que libramos era la del peso ya que al nacer de 1015 gramos tenía que pesar mínimo 1600 para poder ir a casa. Pasamos días buenos donde subía, otros donde bajaba o se mantenía, en verdad cada gramo contaba. Así llegamos al día 38 donde finalmente nos enviaron a la habitación con él. Fue un momento maravilloso por fin podíamos estar juntos todo el día, verlo dormir, comer y atenderlo.

Gracias a los cuidados de sus médicos y enfermeras más el amor de papá y mamá logramos superar esta dura prueba, Juan Manuel tuvo la bendición que a pesar de su condición no tuvo mayores complicaciones a pesar de ello seguimos con controles regulares con su pediatra de cabecera, con su neuropediatra y con la terapia física.

Juan Manuel nos inspiró con su historia para poder ayudar a otras madres y padres que están pasando esta misma situación y así es como nació la idea de crear nuestro grupo de Facebook “Guerreros Prematuros Ecuador” que es concebido como un espacio de apoyo para padres que están pasando o han vivido situaciones similares. Lo valioso de este grupo es que las madres cuentan sus historias dando esperanza y motivación para aquellas que recién lo están pasando.

Ser mamá o padre de un niño prematuro tiene consigo la connotación de tener un cuidado mayor de aquellos niños nacidos a término y muchas veces familiares o amigos pueden no entender el porqué de la rigurosidad con la restricción visitas, lavados de manos, no salidas a lugares públicos, etc etc. Por lo que llamo a la comprensión, sepan que como padres únicamente cuidamos a lo más preciado que tenemos y que muchas veces esa rigurosidad evita que regresemos al hospital (uno de los mayores miedos para un padre de un prematuro).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *