La independencia económica de la mujer muchas veces es cuestionada no solo por su pareja sino por su familia propia o política. Se puede convertir en una fuerte presión para las mamás a pesar de que esta sea una decisión acordada entre la pareja.

Llega el mejor momento de nuestras vidas, formamos una familia y con la llegada de nuestros hijos buscamos la mejor manera para no tener que separarnos de esa personita a la que amamos más que a nuestra vida.

Es una bendición tener la oportunidad y sobretodo el apoyo de la pareja para dedicarse a ser mamá a tiempo completo.

Sin embargo, esto también implica un gran reto para las mujeres tanto nivel personal como profesional.  Una continua búsqueda del equilibrio emocional ya que a pesar de que estamos convencidas de haber tomado la mejor decisión al dedicar nuestro 100% a nuestros hijos, se presentan situaciones desconocidas e inesperadas que ponen en duda dicha decisión.

Muchas veces llega a representar una frustración y podemos sentirnos solas e incomprendidas por nuestra pareja.  Empezamos a pedir y sobretodo anhelar que nuestra pareja comprenda nuestra posición, que llegue del trabajo y nos escuche, que siga siendo ese mejor amigo que está ahí para alivianar nuestro caótico día.  Otras veces olvidamos demostrar ese agradecimiento que tenemos hacia ellos y sobretodo cuánto valoramos su responsabilidad y esfuerzo no solo económico sino el empeño que ponen en su trabajo para mantener el hogar (también convencido de que dejar a sus hijos con la madre es el mayor beneficio que una familia puede tener). Pasa el tiempo y uno quiere llegar a ese equilibrio entre lo personal y lo emocional.  Es decir, equilibrio para realizarse como persona y profesional al igual que el importante papel de madre y esposa.

Muchas veces con certeza, otras con inseguridades, miedos y cuestionamientos, algunas decidimos regresar al mundo laboral esperanzadas de que será la mejor manera de encontrar el tan anhelado equilibrio.

Empieza la búsqueda y muchas nos encontramos con enormes barreras de discriminaciòn a nuestro género por el simple hecho de ser madres y esposas a la vez.  Una lucha constante e incansable para eliminar estas barreras con las que nos encontramos. Una sensación de injusticia, indignación y rechazo nos invade al recibir respuestas muy directas de supuestos profesionales que nos catalogan como un “atentado” al desarrollo de su empresa.

La preparación, los títulos y la experiencia se convierten en algo totalmente secundario una vez que decidimos trabajar de mamás a tiempo completo ya que en nuestra sociedad todavía no se reconoce este tipo de trabajo.

Las empresas que realmente valoran el trabajo de la casa son escasas y abundan las que discriminan a un candidato idóneo por haber tomado una pausa en su vida profesional.

Las cabezas de las empresas que discriminan a veces son madres y esposas que tienen otros prioridades y otro punto de vista que por supuesto es totalmente respetable.  Sin embargo, yo les digo a ustedes mamis que si por una u otra razón han decidido ser madres a tiempo completo, sigan con la seguridad de que tomaron la mejor decisión, jamas se arrepientan porque el tiempo profesional se puede retomar pero el de sus hijos no! Valoren, agradezcan esta oportunidad y sobretodo disfruten de esta bendición con sus parejas.  Así como ellos les apoyan, apóyenlos porque también necesitan reconfirmar que están haciendo un buen trabajo y que son parte del equipo y del proceso que implica la llegada de esa personita tan importante a nuestras vidas.  Lo más importante será que mantengan la comunicación con su pareja, que encuentren esos espacios donde puedan expresar las necesidades de su familia y los propios para puedan tomar las mejores decisiones económicas y personales sin juzgamientos ni presiones.  Tengan la seguridad de que si son un equipo y cada uno aporta para el bienestar común, el resto de adversidades siempre estarán en segundo plano.

Luchen siempre por sus prioridades, que nadie les diga cómo ni cuándo, solo ustedes saben las prioridades y necesidades de su hogar.

Si ustedes están tranquilos con esas decisiones, transmitirán esa paz a sus hijos…

One thought on “El Trabajo de Mamá

  1. Wow!!! Me encantó esto! Era justo lo q necesitaba leer. Las mamás siempre estamos en el constante dilema, q q hacer! Y es verdad, el trabajo de ser mamá aún no es valorado. Yo siempre me repito en mi cabeza, q ser mamá es el mejor trabajo, la oportunidad de crear vida, de moldear personas, de enseñarles tanto. Esa satisfacción no la da ningún otro trabajo!
    🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *