Me ha tomado mucho tiempo hablar de la separación pero aquí les cuento mi historia.

Fue algo que jamás me lo espere me trajo una tristeza infinita y a la final fue liberador. Aunque al principio me atormentaba el preguntarme ¿por que a mí?¿qué fue lo que pasó? ¿mis hijas van a tener un trauma de por vida?

Jamás pensé que iba a vivir esto, pero tampoco pensé que hubiera sido capaz de sobrevivirlo. Siempre imagine que algo así me hundiría en una tristeza infinita y desoladora, pero ahí estaban ellas, cada vez que quería olvidarme del mundo mis peque me recordaban que eso no podía pasar.

Gracias a muchos ángeles que se me presentaron entre ellas psicologas y coachs, transforme mi ¿porque? En un ¿para que?

Nunca estuve sola gracias a Dios mi familia y amigas/os estuvieron ahí para sostenerme y darme el apoyo necesario para salir adelante.

Ahora quiero compartir esta experiencia para que todas esas mamás sepan que todo va estar bien.

Tenemos muchos miedos y claro el miedo principal son las consecuencias para nuestros peques ¿Como va a influir esta situación en sus vidas? y ¿cómo yo voy a empezar de cero? En ese momento tenía miles de preguntas y pensaba que no llegarían las respuestas, sin embargo, todo va fluyendo paso a paso.

Me di cuenta que si tú estás bien, trabajando en ti misma, tus hijos estarán bien. Habran días más difíciles que otros pero uno siempre debe mirar para adelante.

Una separación es un proceso muy complejo en la vida de una persona. Claramente uno siempre se casa pensando en un “felices para siempre” pero la vida a veces te lleva por otro rumbo. Nuestro viaje personal tenía que continuar cada uno por su lado, sabiendo que nuestras hijas siempre van a ser nuestras hijas y que pase lo que pase las amaremos infinitamente. La comunicación con los peques es muy importante, ya que ellos necesitan siempre saber la verdad para entender lo que esta pasando.

La vida es así una montaña rusa, días de sol y días muy obscuros.

Aprendan a dejar ir, aprendan a aceptar las cosas que no podemos cambiar, a aceptar su presente. Estoy convencida de que todo fue perfecto por que esa unión me dio mis dos ángeles que fueron el mejor regalo que me ha dado Dios.

Y luego de este proceso solo se que hoy soy mas fuerte, mas humana, mas consciente de lo que quiero y lo que no, estoy en paz.

Creo que no hay un principio y un fin en esto, pero día a día voy superando cada obstáculo que se presenta en el camino y aquí me queda la paz de saber que aunque no fue lo que yo quería era lo que necesitaba.

”Olvida con el corazón, no con el tiempo”

matri

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *